Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Durante la Guerra de Invierno de 1939-1940 entre Finlandia y la Unión Soviética, sirvió como francotirador contra el invasor ruso. Actuando a temperaturas que oscilaban entre -20° y -40° C, y vestido completamente de camuflaje blanco, Häyhä mató a más de 505 soldados enemigos. El recuento diario de los enemigos muertos se llevaba a cabo en el campo de batalla por los mismos francotiradores finlandeses.

Häyhä utilizaba el fusil estándar M28 Pystykorva, una variante finlandesa del fusil soviético Mosin-Nagant, y prefería no usar mira telescópica para no aumentar el tamaño del blanco que ofrecía al enemigo durante los combates, y porque con frecuencia, los francotiradores eran delatados por el reflejo del sol en las lentes de estas miras. Con tan bajas temperaturas, las miras podían empañarse o romperse con facilidad.

Otra de sus tácticas consistía en compactar la nieve delante de él para que al disparar no se removiese. A su vez, para evitar que el vaho de su aliento le delatase, se llenaba la boca de nieve. Su corta estatura, 1,52 m, también le resultó de gran ayuda a la hora de pasar inadvertido en el combate.

Además de sus bajas con el fusil, Häyhä tiene también acreditado haber matado a otros doscientos soldados con el subfusil finlandés Suomi KP/-31. Häyhä mató a todos los soldados soviéticos durante un periodo de tres meses.

El 6 de marzo de 1940, Häyhä fue herido en la cara por una bala explosiva enemiga. Antes de esto, los rusos habían elaborado multitud de planes para acabar con él, incluyendo el envío de francotiradores y ataques de artillería, que no consiguieron ningún resultado. Se presume que el disparo que le hirió fue realizado al azar, y las heridas lo dejaron en estado de coma. Häyhä fue rescatado por sus compañeros, quienes relataron posteriormente que «la mitad de su cara había desaparecido».

El 13 de marzo, el mismo día en que se firmó la paz entre la Unión Soviética y Finlandia, Häyhä recuperó el conocimiento. Tras la guerra, fue ascendido de cabo a teniente segundo por el mariscal de campo Carl Gustaf Emil Mannerheim. Ni antes que él ni posteriormente ningún soldado ha obtenido un ascenso en circunstancias tan dramáticas en la historia militar de Finlandia.

haika


FacebookMySpaceTwitterDiggDeliciousStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvineTechnoratiLinkedinRSS FeedPinterest
Pin It